Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar
Noticias

HISTORIAL

01
24.07.2013_
Otro titular para enmarcar, esta vez de ELCONFIDENCIAL.com
El perfil de comprador nacional de viviendas de lujo en la zona alta de Barcelona dispone actualmente de liquidez para acceder a un nivel de piso superior
01

24.07.2013_ Otro titular para enmarcar, esta vez de ELCONFIDENCIAL.com

La vida sigue y, como todo, las cosas fluyen según sus ciclos. Es evidente que ahora hay mejores oportunidades para el comprador de viviendas de lujo en Barcelona. Como muy bien introduce El Confidencial en su artículo de 10/07/2013, “el comprador de viviendas de lujo sale de su escondite con mucho cash”. Pero si hemos de ser justos, no todo es tan malo para el vendedor como muchos creen. Si bien es cierto que los precios de los pisos han bajado, no menos cierto es que los precios de adquisición de muchos de ellos hacen todavía muy rentables las operaciones. A modo de ejemplo, un piso de 135 m2 + 35 m2 de terraza y plaza de parking grande, muy bien ubicado en la zona alta de Barcelona y que se compró en 1997 por 50 millones de pesetas, pudo llegarse a vender en 2006 por algo más de 1 millón de euros. A día de hoy podría sacarse por él, ajustando a la baja, unos 600.000€. Es decir, un 40% menos que en el momento más álgido del boom inmobiliario. Esta cábala arroja como resultado una plusvalía de 300.000€ en 16 años, lo que supone en este caso una rentabilidad del 5% anual. Pero si añadimos el rendimiento neto por su arrendamiento, la ganancia se acerca al 10% anual. Por supuesto que hay negocios mejores, pero muchos inversores firmarían ahora mismo. Donde queremos llegar con esto es que a la hora de valorar la compra-venta de un piso de lujo es importante conocer en qué momento del ciclo inmobiliario nos encontramos. Lo que no tiene ninguna lógica es que, como indica El Confidencial, un vendedor que quiere vender lleve cinco o seis años intentando hacerlo sin éxito y esperando a que suban los precios. Para que nos vamos a engañar, ni los más resabiados expertos tienen clara la evolución del mercado inmobiliario. Son demasiados los factores a combinar, tanto positivos como negativos, para disponer de una fotografía clara. Si el vendedor, aunque no tenga necesidad, quiere vender es porque para él ha llegado el momento. Presumiblemente, dependiendo de cómo se adquirió el inmueble, obtendrá un beneficio. Desde la perspectiva del comprador, ya hemos analizado en diferentes entradas de esta sección el peso de los inversores extranjeros de diversas nacionalidades como rusos, ingleses, finlandeses, venezolanos… - habrá que ver como se comporta este perfil en octubre de 2013, fecha en la que entrará en vigor la ley que garantiza la residencia en España por compra de viviendas superiores a 500.000€ -. Pero la realidad es que actualmente el empuje lo están poniendo los compradores nacionales que fueron más prudentes y que disponen de recursos, fundamentalmente liquidez, para afrontar la compra de viviendas de lujo en la zona alta de Barcelona. Es su gran oportunidad de acceder a un nivel de piso que hace unos años era impensable.

Manuel Yais