Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar
Noticias

HISTORIAL

crisis inmobiliaria para unos oportunidad inmobiliaria para otros
02

18.04.2012_ Tiempos de crisis, tiempos de oprtunidad.

¿Crisis u oportunidad? La crisis puede ser un gran regalo. Es evidente que en España estamos inmersos en una tremenda crisis que ha afectado a todos los sectores de actividad y muy especialmente al mercado inmobiliario. Pero aquellos que sepan interpretar estos momentos de crisis como momentos de oportunidad, sean proactivos y valientes y no se queden parados viendo pasar el momento podrán comprar ó arrendar activos que tras el paso de los años habrán supuesto una sabia decisión.
Esta reflexión es válida tanto para el mercado residencial como el de oficinas.
En el mercado de oficinas desde el año 2008 asistimos a una importante disminución de la contratación y por tanto a un incremento considerable de la tasa de disponibilidad. Hoy es posible el alquiler de oficinas en estupendos espacios con ubicaciones prime de Barcelona donde en otros tiempos era impensable poder acceder.  Estos factores han llevado a que las rentas hayan caído de forma importante y a día de hoy esto representa una oportunidad de cambio para aquellas empresas que no se dejen cegar por aquellos que solo contemplan un escenario negativo prolongado. Sin duda alguna de aquí a pocos años Barcelona contará con una menor oferta disponible en la zona prime  y eso provocará un aumento vertiginoso de los precios.  No hay que dejar pasar este momento de colocar a su empresa en una posición privilegiada para los próximos años, cuando otros no ven el largo plazo y tendrán que soportar rentas más altas en inmuebles mediocres por dejar pasar esta oportunidad.
En el mercado residencial de la zona alta de Barcelona es el momento de poder comprar viviendas exclusivas en ubicaciones únicas y privilegiadas. La falta de financiación, el aumento del desempleo y del stock en manos de la banca han terminado de forma definitiva con el elevado nivel de demanda que existía para este tipo de propiedades. Hoy son pocos los que pueden acceder a ellas y esto a terminado con los precios desmesurados a los cuales se cerraban las operaciones. Los potenciales compradores  tienen ahora oportunidades inmobiliarias y los que sepan aprovecharla habrán hecho una buena inversión en el largo plazo.