Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar
Noticias

HISTORIAL

Inmofinders. Sentencia del  Tribunal Supremo
01

25.03.2013_ Antes de comprar un piso deja bien atada la financiación

Ocurrió en la Comunidad Valenciana en 2008 y es un caso que hoy viene a sumarse al bullicio jurisprudencial de las últimas semanas a raíz de la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) sobre los desahucios por cláusulas abusivas en las hipotecas. La curiosa sentencia que ahora exponemos protege en esta ocasión al vendedor frente al impulso desmedido de una pareja que adelantó la cantidad de 36.361€ por la compra de un piso. La sorpresa surgió cuando a la hora de escriturar y tener que abonar el importe restante más los correspondientes impuestos, la pareja no disponía de la financiación necesaria, situación que incluso pudieron probar mediante documento de denegación de la hipoteca por parte de Bancaja. Es decir, tras haber firmado un contrato de compraventa de vivienda se negaron a escriturarlo por la imposibilidad de obtener la financiación que les permitiera pagarlo. El vendedor se negó a aceptar la excusa como argumento de rescisión del contrato, hecho que más tarde confirmó el Juzgado de primera instancia al considerar que quien incumple sus obligaciones no tiene derecho de resolver el contrato de compraventa. Tras los diversos recursos presentados por unos y por otros, al final ha sido el Tribunal Supremo quien ha dado la razón al vendedor al considerar que los compradores debían haber valorado la posibilidad de no conseguir la financiación necesaria. Para el tribunal no fue justificación suficiente la crisis económica, considerando que la pareja debía haber probado otras posibilidades de financiación. En definitiva, si bien es cierto que actualmente hay, por ejemplo, pisos en venta en la zona alta de Barcelona que son de lo más atractivos, con esta sentencia no hay duda alguna de que antes de nada es necesario dejar bien atados todos los cabos y, más aún, la financiación.