Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso haciendo clic en "Configuración de Cookies". El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Configurar Cookies Aceptar
Noticias

HISTORIAL

La Torre Andreu conocida como La Rotonda
01

21.02.2013_ La Rotonda, historia de la transformación de lo que fuera una casa emblemática de Barcelona

La Torre Andreu, más conocida como La Rotonda, fue en su día una de las  casas de lujo del barrio de Sarria Sant Gervasi de Barcelona. Construida entre 1906 y 1918 por encargo del adinerado empresario farmacéutico Salvador Andreu, fue proyectada por el arquitecto Adolf Ruiz i Casamitjana. Esta mítica edificación catalogada como modernista está ubicada en la confluencia del paseo de Sant Gervasi con la avenida Tibidabo, junto a la plaza de John F. Kennedy donde está la parada del Tramvia Blau. Parece ser que el Doctor Andreu quería construir una casita que acabó siendo una torre de tres plantas y jardín y que pronto adquirió el nombre popular de la Rotonda por el templete abierto a cuatro vientos que la corona. Quizás la parte más espectacular es su fachada y concretamente el gran friso de paneles con imágenes típicas de la vida moderna de la alta burguesía de la época, como la navegación, el automovilismo, la caza, la cultura o los deportes de moda. Fue así como el inmueble pasó a ser una de las imágenes más emblemáticas de esa zona de la ciudad y un claro ejemplo del poder económico de la burguesía catalana de principios del siglo pasado. Ya a finales de los años 20, el edificio pasó a ser el Hotel Metropolitan. Con el tiempo fue ampliándose con sucesivas reformas llevadas a cabo por los arquitectos Enric y Josep Maria Sagnier. Durante estos años albergó salones donde la burguesía de la ciudad celebraba todo tipo de banquetes. En la última etapa se convirtió en hospital, momento en el que se destruyeron los pocos resquicios modernistas que quedaban en su interior. Posteriormente se abrió un periodo de decadencia hasta que La Rotonda fue adquirida para ser transformada esta vez en un gran edificio de oficinas de alquiler de Barcelona con un estilo arquitectónico radicalmente distinto.
Lo que fue residencia familiar, hotel y hospital y que forma parte del catálogo histórico-artístico de Barcelona será irremediablemente un edificio de oficinas pese a las protestas de la plataforma vecinal "Salvem La Rotonda”. Poco a poco van desapareciendo las casas de la zona alta de Barcelona que en su tiempo dieron gran categoría a la avenida Tibidabo.

Fuente imagen: www.barcelona.com/blog