De la Zona Alta de Barcelona a la Costa Brava

 Manuel Yais
Publicado en junio 11, 2014 • Sin comentarios

Inmofinders te invita a conocer algunas villas y casas de lujo en la Costa Brava

Como sabéis soy un enamorado de Barcelona. Estaréis de acuerdo conmigo que una de las mejores cosas que tiene vivir en esta ciudad es estar a poco más de una hora de un lugar tan fascinante como la Costa Brava. Tan fascinante como muchas de las historias que me han contado y que me hacen soñar en aquellos años dorados de la Costa Brava. Ava Gadner en la Costa BravaLa primera historia que me viene a la cabeza es la de Ava Gadner. Allá por los años 50 la actriz vino a rodar en Tossa de Mar la película “Pandora y el Holandés Errante” y no solo se rindió ante el encanto de galanes españoles, también lo hizo ante la irresistible belleza de la Costa Brava… ¡Por lo menos eso es lo que escribió en sus memorias! Le seguirían estrellas de la talla de Elisabeth Taylor, Sofía Loren, Kirk Douglas, Rock Hudson, Frank Sinatra, Truman Capote, Xavier Cugat… Una larga lista de famosos que vivieron increíbles veladas en el Gitano de LLafranc junto a nuestros pintorescos Salvador Dalí o Carmen Amaya. inmofinders_blog_upandtown_llafranc_costabrava

De esta última, no deja de llamarme la atención la figura del enigmático “Americano”, un millonario fan incondicional y de identidad desconocida que quedó atrapado hasta tal punto por el arte de la bailaora que en aquellos años cincuenta viajaba frecuentemente a Begur tan solo para verla bailar y cantar. Hablando de Begur, también es apasionante la ruta de las casas que los indianos construyeron en el siglo XIX. Otro sugerente personaje que amó profundamente la Costa Brava fue Nicolás de Woevodsky, miembro de la guardia personal del último zar de Rusia que consiguió salvarse de la Revolución Bolchevique, trasladándose tras su paso por Londres a Calella donde construyó el magnífico castillo de Cap Roig y su jardín botánico, hoy sede del Festival de verano de Cap Roig.

Fue el escritor catalán Ferrán Agulló (por cierto, me encanta la calle frente al Turo Park que lleva su nombre!) quien acuñó el nombre Costa Brava inspirándose en los abruptos acantilados del litoral del Empordà. A mi me parece que tal denominación también responde a la bravura que las cristalinas aguas del Mediterráneo adquieren cuando son alentadas por la Tramontana, el característico viento del Norte, o por los temporales de Levante capaces de levantar olas más que bravas. Este imponente paisaje costero está salpicado de hermosas calas y playas con pinos que, cual palmeras mediterráneas, aún hoy podemos ver junto a la arena de las más paradisiacas.

Playas de la Costa BravaLa verdad, no sabría decir con qué playa quedarme, pero lo que sí puedo es nombrar algunas de las que nadie se puede perder. Como Es Castell, junto a Palamós, un entorno natural excepcional, protegido y rodeado de espectaculares masías catalanas de época como la casa del pintor Josep Maria Sert o lo que fuera el estudio de pintura de Salvador Dalí. Muy cerca, en el municipio de Begur, la platja Fonda de Aiguablaba a la que tan solo se puede acceder a pie o en barco. Aunque yo, sinceramente, soy fan incondicional de la playa de Llafranc, perfectamente resguardada por el Cabo de Sant Sebastià, una bahía preciosa junto al pequeño paseo marítimo de lo que fuera una aldea de pescadores.

Llevo muchos años yendo a la Costa Brava y desde el primer día he disfrutado de todos sus rincones en mis paseos en bicicleta. Y, por su puesto, me divierte ver las magníficas villas de la Costa Brava. Os invito a seguir soñando visitando algunas de las casas de lujo en la Costa Brava que recomiendo. Claro que los sueños pueden hacerse realidad.

 

 

Información patrocinada por Inmofinders especialista en villas y casas de lujo en la Costa Brava

 

Fuente de las imágenes: corbisimages.com, traveller.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *