Centro Cívico Villa Florida: bello por fuera, saludable por dentro

 Manuel Yais
Publicado en marzo 28, 2014

Villa Florida Sant Gerv

La antigua Escuela de Puericultura Villa Florida, un edificio modernista, casi mágico, pues sus formas evocan una casa de cuento, y que se mantuvo en el olvido durante años, alberga actualmente el Centro Cívico de Sant Gervasi. Concebida en el siglo XVI como una casa señorial y reconvertida en el XX como centro para la formación de puericultores y el cuidado de niños, este edificio cuenta con la catalogación de patrimonio histórico de la ciudad de Barcelona.

Villa Florida Sant Gervasi Barcelona

Sin embargo, la peculiaridad de este centro cívico no solo reside en el exterior, en su característica fachada y singular torre, sino de puertas hacia dentro, donde se imparten diariamente actividades dirigidas a mejorar la salud de los vecinos de este distrito: talleres de cocina, gimnasia de mantenimiento, pilates, charlas sobre consumo en igualdad, exposiciones, etc., en definitiva, todo lo que os podáis imaginar para el cuidado de nuestro cuerpo y mente.

blog_inmofinders_upandtown_barcelona_villa_florida

 Aunque el edificio en sí es una joya y sus actividades un lujo para los habitantes de la zona alta de Barcelona, lo más característico de este lugar lo encontramos en el enorme jardín que lo circunda. El espacio verde de esta antigua masía es uno de sus principales atractivos, no solo por su belleza, sino porque en 2005 se convirtió en el primer jardín terapéutico de España, un espacio que tiene por objeto cuidar y reactivar la circulación de nuestros pies mientras caminamos por suelos con diferentes texturas y que se inspira en la medicina natural.

Jardines de Villa Florida Sant Gervasi

Gracias a esta innovadora propuesta y la agenda de actividades del centro cívico, Villa Florida se ha convertido en un espacio cultural al servicio del bienestar de todos los vecinos de Sarrià Sant Gervasi.

Información patrocinada por Inmofinders especialista en pisos en la Sarrià Sant Gervasi Barcelona

 

Tags:

Escrito por Manuel Yais