La Rotonda se reinventa para abrazar un uso comercial

 Manuel Yais
Publicado en septiembre 17, 2016

Sant Gervasi en la zona alta recupera La Rotonda

Ya sabéis que en Inmofinders tenemos predilección por el patrimonio arquitectónico y natural que nos rodea.

Afortunadamente para su vecinos, la Zona Alta de Barcelona en general y Sant Gervasi en particular cuentan con algunos de los inmuebles más característicos de la ciudad por su diseño, historia y peculiaridad. Es el caso de la Torre Andreu, conocida por todos como La Rotonda, de cuya rehabilitación os queremos hablar.

inmofinders-barcelona-sant-gervasi-recupera-la-rotonda

La Rotonda, edificio construido entre 1906 y 1918 por encargo del farmacéutico Salvador Andreu (un adinerado empresario catalán que como la mayoría de sus coetáneos quiso hacer de su vivienda la envidia del barrio) ha sido sometida a un largo proceso de restauración que culminará en el mes de octubre con la apertura de sus puertas al gran público. La compañía propietaria de la vivienda quiere destinar este magnífico espacio a un uso mixto: oficinas y comercios, además de a un aparcamiento, muy a pesar de los vecinos de Sant Gervasi, que reclamaban esta joya para uso dotacional de la vecindad, pero que al menos han conseguido, después de mucho pelear, su protección arquitectónica.

Así que, después de muchos año presa de olvido, de haber hecho las veces de hospital, de renombrado hotel burgués y de lujosa vivienda, La Rotonda abraza el uso comercial al que están abocados muchos de estos inmuebles, sobre todo si se encuentran bien situados. Al menos, en esta ocasión, la empresa encargada de la rehabilitación del espacio ha conservado la magia de esta espléndida construcción.

Y es que, como la mayoría de las viviendas de finales del siglo XIX y principios del XX que encontramos en esta zona, casi todas levantadas por empresarios acaudalados, La Rotonda fue una autentica casa de lujo, y así lo demuestran el gran friso con imágenes típicas de la vida moderna de la alta burguesía de la época, los pináculos de las fachadas, la cerámica utilizada para adornar el mirador… Detalles que las obras de restauración han respetado. Según sus dueños desde 1999, la obra, de 70 millones de euros y un plazo de ejecución de seis años, ha recuperado el aspecto primigenio modernista del edificio (sita en el paseo de Sant Gervasi con la avenida Tibidabo) gracias al mantenimiento y recuperación tanto de las fachadas como de los espacios interiores y, por supuesto, del mirador, uno de los símbolos del barrio.

La Torre Andreu forma parte del catálogo de 115 inmuebles que da forma a la Ruta del Modernismo, uno de los principales reclamos turísticos de la Zona Alta de Barcelona que sin duda os recomendamos.

Manuel Yais 656 335 332

Información patrocinada por Inmofinders especialista en pisos en la Zona Alta de Barcelona

Tags: ,

Escrito por Manuel Yais
Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, MBA por Thunderbird School of Global Management (Arizona State University) y API AICAT nº 6022